PhotoEspaña desde dentro

 PHE14

La espera estaba siendo larga. El hombre había estado rondando por la plaza, sin importarle el sol de mediodía, aguardando pacientemente pese a que le aconsejamos volver por la tarde. Lamentablemente, no recuerdo su nombre –tal vez sea lo justo, pues él nunca supo el mío-, pero sí tengo muy presente su historia.

Noventa años. Único sobreviviente en su familia a la Guerra Civil, en la que combatió muy cerca de su casa, Getafe. Luego llegó su mujer, una hija, una vida en recompensa por tanta muerte. Por mi imaginación pasan las páginas de un álbum familiar repleto de imágenes. Algunas en sepia, otras en blanco y negro, muchas en color, de la juventud hasta la senectud. Curiosamente, también se cuelan fotografías de Centelles, Català-Roca o Palazuelo en mi ensoñación.

 

Por fin llega el turno de este vecino getafeño y su mujer, que lo acompaña ya por la tarde. Vienen dispuestos a ser retratados por Luis de las Alas, reconocido fotógrafo profesional, en el marco de la actividad “¡Retrátate!” que organiza PhotoEspaña, y que invita a los habitantes de esta localidad del sur madrileño a posar como modelos fotográficos por un fin de semana. Se llevan de recuerdo una instantánea de calidad en papel fotográfico y la posibilidad de formar parte de una muestra, junto a otros retratos, en la fachada del Teatro Federico García Lorca.

Fachada Teatro Federico García Lorca

Para la anciana pareja este momento parece tener un significado especial. En sus rostros se adivina una emoción profunda, sobre todo en los ojos de ella, que apenas logran retener las lágrimas. No se trata de una fotografía más.

Hace años, un buen día mi abuela materna se puso sus mejores galas y fue a un estudio fotográfico profesional para que la inmortalizaran en un retrato. Quería que su hija la recordara a través de aquella imagen, hermosa en su madurez, antes de que el curso natural del tiempo dibujara más arrugas en su piel. Hoy esa fotografía, gracias a la inocente coquetería de mi abuela, es uno de los recuerdos más nítidos que conservo de ella.

Quizá una intención semejante moviera a este matrimonio. Cierto es que el estilo de Luis de las Alas no coincide con la heterodoxia del retrato familiar. Pero no nos adelantemos, mi experiencia “empotrado” en PhotoEspaña empezó una semana antes.

 

PhotoEspaña 2014

PhotoEspaña 2014, Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales, llega a su decimoséptima edición con la fotografía española como protagonista. Tras haber girado en torno a ejes temáticos tan sugerentes como el Retrato, Lugares, Vida Cotidiana, Tiempo, Naturaleza o la Ciudad, comienza una nueva etapa que se centrará en ámbitos geográficos.

La oferta del festival es amplia: exposiciones, mesas redondas, encuentros con artistas y profesionales, proyecciones, talleres pedagógicos… Entre las actividades propuestas hay una que me llama particularmente la atención: “Memorias fotográficas”. Un concurso que consiste en componer una exposición fotográfica a partir de un banco de imágenes de artistas españoles, y articular un pequeño discurso curatorial explicándola. Pero no me bastaba concursar, decidí dar el salto y participar como voluntario, ayudando en el desarrollo del evento en la Fundación Canal.

 

Memorias fotográficas

La afluencia de público no fue la esperada, en parte por la localización de la actividad lejos del circuito cultural más céntrico, pero las sensaciones entre los participantes fueron muy positivas. La experiencia, además de permitirme conocer a personas estupendas, me acercó un poco más a este mundo de la gestión cultural.

Y por supuesto, no me privé de participar como comisario efímero en “Memorias fotográficas”. Mi idea era construir un relato sobre la memoria colectiva de la desobediencia civil alrededor de la figura del pensador que la popularizó, Henry D. Thoreau. Seleccioné cuidadosamente las fotos (es decir, casi me da una insolación eligiéndolas) mientras le daba vueltas al discurso en mi cabeza. Porque aquí viene lo malo para un tímido: la dinámica del concurso exigía grabar en vídeo tu speech para que extraños, amigos, familia y jurado pudieran evaluarlo. Así que aquí lo tienen, “Un lienzo para imaginar el mundo”, juzguen.

 

 

Disponía de un minuto, pero utilicé treinta y nueve segundos, y me quedaron cosas por decir. Lo cuál nos enseña que hay que practicar e incluso cronometrarse cuando se va a hablar en público.

Como todo el mundo sabe que lo importante es participar aquí pueden consultar los ganadores.

La semana siguiente PhotoEspaña quiso volver a contar conmigo y esta vez con un grado más alto de responsabilidad. Me encargaron coordinar in situ una actividad que se llevaría a cabo en Getafe los días 21 y 22 de junio. La tarde anterior se colocó en la plaza del Ayuntamiento, con la ayuda de una grúa, un contenedor marítimo amarillo con un rótulo en el que se podía leer: “¡Retrátate!”.

¡Retrátate!

Ante la curiosidad de los vecinos, el receptáculo troyano abrió sus puertas a la mañana siguiente para revelar un set fotográfico en su interior. Pronto se formó una larga cola de gente interesada. “¿Es aquí lo de las fotos?”, el boca a boca funcionaba, los portarretratos amarillos comenzaron a verse por todas partes. Mayores, jóvenes, muchos niños y niñas, españoles o migrantes; más de doscientas personas posaron ante el objetivo de Laura Torrado y Luis de las Alas, que se turnaron mañana y tarde ambos días para poner su talento al servicio de los getafeños. Sus estilos diversos se complementaron bien, pues la variedad enriqueció el resultado. Mientras Laura, pragmática, se adaptó a las circunstancias que le planteaban modelos nada acostumbrados al posado artístico, Luis se los llevó a su terreno y potenció la parte lúdica haciéndolos gritar (de miedo, rabia, alegría, asustados, lo que fuera) ante su cámara.

Si el éxito de “Memorias fotográficas” – medido en participación – había sido moderado, “¡Retrátate!” fue todo un acierto. Ni el calor, la procesión del domingo, el concurso de pintura rápida, la media maratón, ni siquiera un evento de spinning con música atronadora en la misma plaza, fueron obstáculo suficiente para impedir que familias enteras, grupos de amigos, parejas y también solitarios se acercaran a la fotografía. (Sí, yo también lo estaba pensando, Getafe tendría que haber sido declarada capital de la cultura y el deporte ese fin de semana).

PHE14

Ya con su foto entre las manos, el hombre y yo nos sentamos un momento en un banco de la plaza. Orgulloso de su longevidad, me desea también a mí una larga vida. “Que llegues a los noventa, como yo”, me dice agarrándome fuerte del brazo, como queriendo transferirme su vitalidad. Aquel gesto de gratitud todavía me conmueve. Fue su manera de agradecerme algo que yo en aquel momento no consideré importante. En la Era de los selfies, Instagram y el dumbwalking es difícil imaginarse cómo se relacionaban con la fotografía ya no nuestros padres, sino nuestros abuelos. Lo rápido que va el mundo a menudo no te deja ver lo mucho que ha cambiado.

 

En “¡Retrátate!” desfiló ante el objetivo una muestra representativa, intergeneracional, de la sociedad getafeña. Si queréis asistir a una reflexión muy sugestiva sobre el presente “líquido” de la fotografía, producto de la globalización y de la cultura de lo virtual, no os podéis perder la exposición “Fotografía 2.0” en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, comisariada por Joan Fontcuberta. “Nos vemos.”

Ger en PHE14

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “PhotoEspaña desde dentro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s