“The Martian”, homenaje a la Ciencia

martian-1Un dato interesante y paradójico: con el dinero que ha costado producir Gravity, Interestellar y The Martian se podrían enviar cinco misiones orbitales reales a Marte. A esto se refieren los especialistas cuando dicen que ese gran paso para la humanidad, que es poner pie en el planeta rojo, no es ciencia-ficción sino cuestión de tiempo y sobre todo de voluntad política (traducido: dinero). Lo cierto es que el presupuesto de la NASA se ha ido reduciendo año tras año. Ha sido un golpe de efecto mediático muy oportuno encontrar agua en Marte apenas unas semanas antes del estreno mundial de The Martian. No es ningún secreto el apoyo que brinda la institución espacial a la película, y desde luego la mayoría de los expertos que la han visto alaban su verosimilitud, con pocas objeciones.

The Martian primero fue el libro de Andy Weir, un ingeniero apasionado del espacio, que narró con desparpajo, y convirtió en éxito, la historia de un astronauta náufrago que debe ingeniárselas para sobrevivir cuatro años en uno de los entornos naturales más difíciles conocidos, hasta que pueda llegar una misión de rescate.

La adaptación es obra del guionista Drew Goddard, conocido entre otras cosas por dirigir la sorprendente Cabin in the woods (2012). Ridley Scott se vale de este as en la manga para hacer una de sus mejores películas en bastante tiempo, en el género en que más destaca, la ciencia-ficción. También Matt Damon se está haciendo al traje espacial, repite tras Interestellar, y ofrece una interpretación sólida como protagonista, con más registros de lo que tiene acostumbrado. El personaje de Mark Watney así lo requiere. Un botánico socarrón, pero metódico e inteligente, con muchas ganas de vivir. Y lo que es mejor, no hay y no hace falta una familia angustiada que tiña de melodrama la cinta. En cambio, las pasiones se ven reflejadas en un abanico de personajes – desde sus compañeros de misión a los técnicos en tierra y la gente común congregada en las plazas -, que comparten el parentesco más esencial, la humanidad. De ahí el lema promocional de la película, “Bring him home”.

Hace unas semanas se estrenó Everest en España. La historia real de unos montañeros atrapados fuera del alcance de cualquier ayuda. The Martian participa de la misma premisa: un lugar realmente hostil, frío, sin oxígeno incluso, donde el rescate es casi imposible. No obstante, el film de Scott resuelve con mayor acierto, gracias a un sentido equilibrado del ritmo narrativo, la tensión, las emociones y porqué no, del humor. Elementos, todos ellos, indispensables para una buena película de aventuras. Sin la profundidad trascendental de Interestellar y menos trepidante que Gravity, se podría decir que The Martian apuesta por el realismo de un futuro cercano donde la ciencia es la verdadera protagonista y te salva el culo. O como dice Watney cuando se ve en problemas: “I’m gonna have to science the shit out of this”.

Publicado en The Way Out Magazine (15/10/2015)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s